Entrevistas

Entrevista a María José Escudero, Directora Ejecutiva Fundación Ronda

La Fundación Ronda es una organización sin fines de lucro, que nace en 2014, con el propósito de que la sociedad reconozca y valore las diferencias, generando interacción y transformación entre el Estado, la sociedad civil, y las organizaciones público/privadas. Para esto desarrollan acciones desde un enfoque de Responsabilidad Social Inclusiva, que favorecen el empoderamiento y participación de grupos con barreras de acceso, principalmente personas en situación de discapacidad.

Fuente: https://www.rondachile.cl/

Conversamos con la Fundadora y Directora Ejecutiva de Fundación Ronda, María José Escudero, sobre la Ley de Inclusión Laboral y la Fundación Ronda.

1. ¿Cómo nace la idea de crear Fundación Ronda?

Nació el año 2014 con la intención de crear una nueva forma de ver los temas de diversidad e inclusión, de tener una mirada amplia respecto a las comunidades que históricamente han sido invisibilizadas, con barreras de acceso como: personas migrantes, personas mayores, pueblos originarios, personas con discapacidad, etcétera. Principalmente romper paradigmas de cómo nos relacionamos con la diversidad, de entender que todos somos partes de la diversidad y que esto no obedece a mirarlo desde el existencialismo, desde la caridad o de la lástima, si no de entender que todos somos personas, que nunca vamos a ser iguales y que la diferencia es un gran valor.

2. ¿Qué opina sobre la Ley de Inclusión Laboral en Chile?

Creemos que es la mejor política pública en Chile, puso el tema en la mesa por primera vez, se da visibilidad desde un enfoque de derecho a las personas con discapacidad. Pero creo que tiene varias aristas o zonas grises la ley y el reglamento, que hacen que hoy día, en la práctica, de la forma que me gustaría que esté sucediendo la inclusión laboral de personas con discapacidad, no está pasando, tiene aristas que no están exigidas por la normativa, y también tiene salidas fáciles para el no cumplimiento de la ley, que hacen como un círculo vicioso tanto para las empresas, como para el sector público.

3. ¿Cree usted que existe alguna diferencia entre las fundaciones de regiones a las de Santiago?

La oficina de la fundación está en Santiago, pero yo vivo en Viña del Mar, nosotros tenemos presencia a nivel nacional, pero la verdad es que es duro lo que pasa en regiones y la falta de información, la parte de conectividad, el apoyo o la toma de decisiones. La visibilización de las comunidades que están ahí, es super doloroso, ver el cómo hemos creído toda la vida que Santiago es Chile, y hemos dejado a muchos fuera de grandes discusiones, de problemáticas, del cómo darle la vuelta a esto, que es muy distinto a darle la vuelta a un problema social en Santiago que en Chiloé, Punta Arenas o en Antofagasta.

4. ¿Qué opina sobre las donaciones monetarias que deben realizar las empresas que no han podido cumplir con la Ley de Inclusión Laboral en Chile?

Creo que en el fondo, si bien apoya y crea programas para la inclusión laboral, creo que el mayor fallo de esta ley es que no se ha exigido la intermediación laboral, y tampoco en nuestro país está estandarizado cómo hacer los procesos de intermediación laboral o el modelo de empleo con apoyo, por lo que hoy día se ha concentrado en algunas pocas fundaciones este recurso, siendo que hay muchas de Arica a Punta Arenas, que tampoco tienen los accesos a cómo crear eso proyectos o cómo poder ser acogidos para estos proyectos, como también el cómo realizar los procesos que realmente generen procesos de inclusión efectivo o eficientes. Hay una arista que no se ha visto aquí en estos proyectos, en el cómo se da la vuela la ley de inclusión que tiene que ver con el empoderamiento, más que solamente el apoyo a capacitar o entregar herramientas para la inclusión laboral.

Nosotros no somos fundación receptora, creemos que ha habido varias arbitrariedades en el proceso, no estamos conformes de cómo se llevaron los procesos del gobierno para la medida alternativa, fueron engorrosos, por eso decidimos no insistir en ser parte de ese proceso, y lo que hacemos hoy en día sí es apoyar a las empresas al cumplimiento, a tener proyectos sociales dentro de la fundación que están colaborando al empoderamiento de las personas con discapacidad.

5. Entonces ¿no pretenden, al menos en el corto plazo, ser una de las fundaciones receptoras? 

claro, porque la mayoría de nuestros proyectos incorporan a la red de apoyo o al cuidador de la persona con discapacidad como protagonista, porque estamos convencidos que es la única forma de poder generar una real inclusión sociolaboral de esa persona con discapacidad, romper las barreras de su entorno. Y eso no se permitía acá, como también otras cosas que nosotros, en nuestra metodología, creemos que son las que dan la real mirada a lo que se necesita para crear el empoderamiento de ellos. 

6. ¿A cuántas personas han ayudado a través de la fundación?

Sí, en octubre del 2019 habíamos alcanzado una intervención directa e indirecta de más de 2 millones de personas, de Arica a Punta Arenas, con nuestros distintos programas, proyectos, capacitaciones, charlas, talleres de empoderamiento, etcétera. 

7. ¿Qué expectativas tiene sobre la fundación Ronda para el futuro?

Esperamos llegar hasta el último rincón de Chile para poder aportar con una mirada de real inclusión y empoderamiento en la ciudadanía, pero sobretodo que las personas puedan ver al otro desde lo que son: personas. El entender que esas diferencias nos hacen ser mejores.

 

Por: Constanza Delgado V.

Etiquetas: Inclusion Fundacion Diversidad Ley